¿Quién me dirá si estás en el perdido
laberinto de ríos seculares
de mi sangre, Israel?